Te dejo ser feliz con quien tú quieras.

Menuda lluvia hay fuera de casa. Y no sólo eso, sino que viene acompañada de un viento realmente desagradable.

He aprovechado a escribir el post de hoy a la mañana porque, a parte de no tener clase hasta la tarde (que ya veré si bajo o no, depende de cómo esté el tiempo y demás), he estado sin luz desde que me he despertado. Esperemos que me dé tiempo a terminarlo antes de quedarme otra vez sin luz, porque tiene una pinta...

Me pongo a ello.

Feliz martes (Hoy sí, por fin sé qué día de la semana es).

Ayer os enseñé mis asistentes favoritas a los Globos de Oro que eligieron diseños en blanco o negro, y hoy me voy a centrar en el resto de colores, y menos mal, porque así me alegro un poco el día, que de verdad os digo que miro por la ventana y entre la lluvia y la niebla no se ve prácticamente nada.


La primera de hoy es Claire Danes, ganadora del premio a la mejor actriz por Homeland. Eligió un vestido de Versace en rojo.



Emily Blunt, no sé porque, pero ha sido criticada negativamente por su estilismo dorado con cut outs de Michael Kors. A mi la verdad es que me ha gustado mucho. Lo que no me termina de convencer es su rubio.



Jennifer Lawrence, ganadora del Globo de Oro a mejor actriz de comedia por Silver Linings Playbook, eligió un Dior Alta Costura con el que estaba espectacular.



Jessica Alba con un vestido coral de Oscar de la Renta y un clutch modelo Pochette Prisme Poodle, de Roger Vivier. He leído por algún sitio a gente que decía que haber si había sacado el vestido de su armario de 2006, otro motivo más para sospechar de la enorme envidia que tiene la gente.



La actriz Jennifer Garner, que siempre me ha gustado mucho, fue otra de las asistentes que se decantó por el color rojo, con un diseño de Vivienne Westwood.



Marion Cotillard, nominada a Mejor Actriz de Drama por Rust & Bone, con un vestido naranja de Dior. Con este tipo de cosas es con las que pienso yo: "que viva la vitamina C", porque hay que ver lo bien que le sienta.



Naomi Watts, nominada como Mejor Actriz de Drama por Lo imposible, fue una de mis favoritas en lo que a colores intensos se refiere. Eligió un Zac Posen en burdeos.



Sienna Miller con un diseño con top y falda con apliques florales de Erdem. Estaba guapísima.



Taylor Swift con un vestido rojo oscuro de Donna Karan Atelier. Al principio me costó reconocerla, porque no estoy muy acostumbrada a verla con vestidos tan oscuros para este tipo de eventos, pero aún así acertó.



Zooey Deschanel quería ir con un look de socialité sixties, según dijo en Twitter. Y lo consiguió con su vestido rojo de Oscar de la Renta. Además añadió una manicura realmente cinematográfica que a mi no me gustó mucho (no me van ese tipo de efectos y dibujos en las uñas), pero reconozco que era realmente original.


Al final parece que sí me ha dado tiempo, buena señal para el día de hoy.